Oraciones Primordiales del Cristianismo

Ahora aprenderás las oraciones que todo buen cristiano debe saber. Muchas las aprendimos de niños, pero con el paso del tiempo hemos olvidado o cambiado partes.

Oraciones Primordiales del Cristianismo
Oraciones Primordiales del Cristianismo

Comenzaremos con el Padre nuestro sabemos que es la oración con la que Jesús mismo mostró a sus discípulos. Por eso también es llamado «la oración del Señor».

Padre Nuestro


El Padrenuestro consiste en siete peticiones al Dios Padre. Las tres primeras peticiones se refieren a Dios y a cómo debemos alabarlo. Las últimas cuatro peticiones muestran nuestras necesidades mundanas y básicas para nuestras vidas ante nuestro Padre del cielo. 


Una vez que estaba Jesús orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos». Lucas. 11,1

Surge por la necesidad de sus discípulos de aprender a orar correctamente, ya que veían a su maestro orar y querían gozar de esa dicha. Cristianos de todo el mundo la rezan a diario, tanto en las liturgias como en su propio hogar.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.

AveMaria

Ave María es una oración católica tradicional dedicada a María, la madre de Jesús de Nazaret. La primera parte de la oración tiene una base bíblica en el Evangelio según Lucas y es la oración principal del Ángelus y el Rosario.

Se compone de dos partes. la primera de ellas son pasajes bíblicos del Evangelio según Lucas y cita primero la proclamación del nacimiento de Jesús por el arcángel Gabriel a María. El otro pasaje de la Biblia es la Visitación, el saludo que el Espíritu Santo inspira cuando María es visitada

La segunda parte no tiene un fundamento bíblico directo y es una petición tradicional de piedad católica, en la cual la oración requiere la intercesión de María como la Madre de Dios.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo.Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Credo de los Apóstoles

El credo de los apóstoles es un símbolo de fe, una declaración dogmática sobre el contenido de la fe cristiana.

El credo es una profesión, una declaración que comparte una comunidad religiosa, y en particular una fórmula fija que se recita en la liturgia de la Iglesia Católica. También se usa como símbolo de los apóstoles.

Hay diferentes versiones del credo. El Credo de los Apóstoles es un resumen de la fe de los discípulos de Jesucristo. Este tipo de credo, también conocido como «la verdadera oración», comienza de la siguiente manera.

Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la Comunión de los Santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

La Salve

La Salve es una de las más populares y conocidas oraciones católicas a María la madre de Jesús, originariamente escrita en latín.

Fue escrita como himno, en la edad media y es parte de las cuatro antifonias que contiene el Breviario dedicadas a la Madre de Dios.

La gran variedad de representaciones de la Virgen y la devoción que existe en cada lugar sagrado donde se le reza, ha hecho que se cree un tipo de «Salve» particular según localidad de la Patrona. La original traducida del Latín al castellano dice así:

Dios te salve, Reina y Madre de Misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve.A ti Llamamos los desterrados hijos de Eva. A ti suspiramos gimiendo y llorando en este valle de lágrimas.Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María.

El Ángelus

El Ángelus es una oración de la religión católica en memoria de la proclamación. En sus tres textos resumen el Misterio.

Se recita alternando un versículo y su respuesta.Y después de cada texto se recita el Avemaría.Y es orada a diario por el cristianismo.

℣. El ángel del Señor anunció a María.
℟. y concibió por obra y gracia del Espíritu Santo.Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

℣. He aquí la esclava del Señor.
℟. Hágase en mi según tu palabra.Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

℣. Y el Verbo se hizo Carne.
℟. Y habitó entre nosotros.Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

℣. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios.
℟. Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Oremos: Infunde, Señor, tu gracia en nuestras almas, para que, los que hemos conocido, por el anuncio del Ángel, la Encarnación de tu Hijo Jesucristo, lleguemos por su Pasión y su Cruz, a la gloria de la Resurrección.
Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. (tres veces).

Leave a Reply